5 CLAVES PARA UNA BUENA ALIMENTACIÓN

La primera de las Semillas de nuestra escuela giró entorno a la alimentación saludable. Impartida por el especialista Sergi Hogaku, la sesión brindó a lxs asistentes herramientas para aplicar a su día a día. “Es importante tener en cuenta que no todos necesitamos el mismo tipo de alimentación. Del mismo modo que los vehículos no funcionan correctamente con cualquier combustible, si las personas no ingerimos lo que nuestro cuerpo nos pide podemos vernos afectados”.

 

 

Hogaku explicó que se puede establecer una división entre las personas según su tipo de digestión. Por un lado, los organismos ‘con mayor fuego’ toleran mejor los alimentos frescos y crudos; mientras que los cuerpos más frioleros deben tratar de aportar a su organismo alimentos calientes, especialmente en invierno. Paralelamente, pertenezcas a cualquiera de ambos grupos, sintetizó las bases de una buena alimentación consciente y saludable en los siguientes puntos válidos para tod@s:

 

 

  • CONSUMIR ALIMENTOS DE TEMPORADA
    En los últimos años, se está perdiendo la referencia de los alimentos de temporada y es habitual que en los supermercados encontremos prácticamente los mismos productos durante todo el año. Este hecho no es sólo desastroso a nivel medioambiental, sino también para nuestro organismo. Según las condiciones estacionales debemos aportar a nuestro cuerpo unas propiedades alimenticias u otras. Consumir alimentos de temporada es la mejor forma de garantizarlo.

 

 

 

  • DISMINUIR ALIMENTOS PROCESADOS
    Aunque parezca algo obvio, es necesario incluir este punto ya que en la sociedad actual los alimentos procesados tienen gran protagonismo en las dietas de todo tipo de personas. Pan de molde, cereales infantiles, bollería industrial, pastas no integrales, salsas precocinadas… “La mayoría de estos productos no nos aportan ningún tipo de alimento a nivel nutricional y además esconden grandes cantidades de azúcares e ingredientes perjudiciales para nuestra salud” advierte Hogaku.

 

 

Hagamos una sencilla reflexión. ¿Os habéis parado a pensar por qué ahora las barras de pan en los supermercados y gasolineras son tan baratas? Es fácil encontrar ofertas de tres baguettes por un euro. ¿Cómo es posible que les salga a cuenta teniendo que pagar a todas las personas implicadas en su elaboración, transporte, venta, así como el packaging, etc.? Muy simple: la materia prima es tan mala que no sólo les sale rentable sino que obtienen beneficios. Por otra parte, al cabo de pocas horas de haberla sacado del horno esa barra ya está muy dura, eso es por la glucosa química que han usado en su preparación. Convierten un proceso de fermentación de diez horas con masa madre en una elaboración de apenas quince minutos con esa glucosa”.  

 

 

  • EVITAR EL AZÚCAR
    Reducir el consumo de azúcar es una de las piedras angulares de una buena alimentación. Evitar los refrescos gasificados, la bollería, los dulces… Pero ojo, hay que ir con atención a la hora de conocer lo que comemos. El azúcar no sólo está presente en estos identificables productos, sino que está presente en la mayoría de los que se ofertan en supermercados: embutidos, carnes, zumos, conservas, panes, alimentos procesados de todo tipo… Además, es de vital importancia saber que no sólo corresponde al componente ‘azúcares’ en el listado de ingredientes del producto, sino que puede estar escondido en multitud de nombres. De hecho, existen hasta más de 50 maneras de que aparezca: dextrosa, glucosa, galactosa, fructosa…

 

El otro día detecté más de 14 tipos de azúcares en un tortel de reyes de un conocido supermercado de Terrassa. Es algo realmente preocupante y más teniendo en cuenta que era un producto especialmente enfocado a niños. Pero no sólo está en la repostería, sino que en los embutidos como el jamón dulce que comen en el recreo el azúcar también es protagonista. Esta glucosa química de los alimentos procesados es uno de los causantes del gran aumento de los alérgenos al gluten en los últimos años” exponía Hogaku.

 

 

  • ELEGIR ALIMENTOS INTEGRALES
    Consumir alimentos integrales supondrá también un gran cambio positivo en nuestra dieta. Los podemos consumir en panes, en la pasta o en harina y son una verdadera fuente de alimento real. Hogaku lo explicaba con humor: “El pan procesado actual sólo sirve para empujar la comida, sin embargo, antiguamente el pan podía ser uno de los sustentos de la alimentación familiar porque era un alimento completo.”

 

 

  • CONSUMIR ALIMENTOS BIO Y DE PROXIMIDAD
    Asimismo, es aconsejable decantarse por alimentos biológicos. Si no en la totalidad de los alimentos que integran nuestra dieta, al menos en ciertos productos que marcan la diferencia. En su caso, Hogaku recomienda especialmente el aceite ecológico ya que no presenta grasas perjudiciales y en cuanto a las verduras aconseja que sean bio especialmente las de hoja ya que están más expuestas a los pesticidas que las de raíz. Por otra parte, apostar por el mercado de proximidad es una medida beneficiosa no sólo en el sentido nutricional, sino también a nivel social en plena era de la globalización.

Con todo ello, se trata en definitiva de mantener una dieta no sólo más saludable sino también una ALIMENTACIÓN CONSCIENTE.

0 508